Skip to content

+ fjangel

Alimentándose de largas bocanadas, un boquerón quiso ser mal escritor. Entre aliento y desaliento equivocaba sus teclas y sólo acertaba a tocar de oído, lo poco que recordaba. Manos para siempre en los bolsillos.

A %d blogueros les gusta esto: