Skip to content

Ni ni, ni consiento ni encubro, caos y vergüenza.

19 marzo, 10

Vía NUNCA JAMÁS he estado leyendo algo que hoy a la salida del trabajo hemos estado comentado y que por suerte no ví en directo. En el articulo que hace Raúl podéis ver las imágenes, que casi no prefiero reproducir. La gran vergüenza que provocan las agresiones sexuales que sufre la chica en un programa televisado no hacen más que poner en entredicho lo que los medios están haciendo.

Este artículo se relaciona con la carta abierta que Rebeca Ruíz ha dirigido a Emilio Aragón,  y que paso a reproducir:

Estimado Emilio:

Somos muchos los espectadores que disfrutamos con los magníficos programas de La Sexta, las series, los informativos y las retransmisiones deportivas que ofrece la cadena. También somos muchos los que nos sentimos reconfortados por la casi total ausencia de telebasura en la cadena. Casi. Porque en La Sexta resalta una chocante excepción: Generación Ni-Ni. Especialmente vergonzante si tenemos en cuenta que la denuncia de la telebasura ha convertido a Sé lo que hicisteis en el programa más emblemático y premiado, junto con Buenafuente y El Intermedio, de la cadena.

Tengo que decirle, señor Aragón, que aunque usted me cae muy simpático, ya no me apetece tanto ver La Sexta como antes. De hecho, me asquea la connivencia de su cadena con la violencia de género (si sirve para subir audiencias). Me asquea tanto que creo que no volveré a sintonizar La Sexta hasta que ustedes retiren definitivamente Generación Ni-Ni de su parrilla y hagan todo lo posible para que ningún delito quede impune (porque lo que hemos visto aquí es un delito de agresión sexual punible con entre 4 y 15 años de cárcel). ¿Qué será lo siguiente, don Emilio? ¿Violaciones en directo para retransmitir después la psicoterapia del agresor? Le recuerdo que, conforme al Código Penal vigente en España, la retransmisión de imágenes como esta puede interpretarse como una incitación a la Violencia de Género. Y no, ante los graves sucesos de los que todos hemos sido testigos no cabe una condescendiente charla de unos minutos ante las cámaras. Esto no es como aparcar el coche en doble fila.

Espero de verdad que la cordura vuelva a La Sexta. Mientras tanto, dedicaré mi ocio a ver otros canales o leer algo, que tampoco está mal.

Atentamente, una espectadora.

Ayer precisamente viví una situación de indignación similar cuando lei en el Diario ABC (en su edición digital) los comentarios que hacían algunos energúmenos al pie de la noticia en la que se relataba cómo la última campaña del ministerio de Igualdad proponia demostrar al maltratador que está fuera de la sociedad sacándole una tarjeta roja. Los comentarios que algunos “lectores” hacían eran los siguientes:

Su letura me dejaba frío, y pensé…

A veces uno se plantea en qué tipo de sociedad vivimos, qué valores defendemos y si el odio que se respira a veces por las luchas ideológicas no sobrepasa lo delictivo, vergonzoso y absolutamente mal oliente.

Revisando hoy las noticicas en ABC digital, me encontré con la nueva campaña que el Ministerio de Igualdad presentaba contra el maltratato machista y cavernícola que apesta en nuestro país. Apesta, sinceramente, apesta. Nos podrá caer bien o mal la ministra, entender que su llegada al gobierno es precipitada o no, o defender valores (no dis-valores, estoy harto del relativismo) distintos, pero lo que no podemos es dejar de estar de acuerdo en que la amenaza, el maltrato, el abuso de la mujer por una posición de superioridad física es una asquerosidad.

¿Hacemos todo lo posible, como ciudadanos, padres, hijos o  amigos para desterrar a estas personas?.

A veces uno se plantea en qué tipo de sociedad vivimos, qué valores defendemos y si el odio que se respira a veces por las luchas ideológicas no sobrepasa lo delictivo, vergonzoso y absolutamente mal oliente.

Revisando hoy las noticicas en ABC digital, me encontré con la nueva campaña que el Ministerio de Igualdad presentaba contra el maltratato machista y cavernícola que apesta en nuestro país. Apesta, sinceramente, apesta. Nos podrá caer bien o mal la ministra, entender que su llegada al gobierno es precipitada o no, o defender valores (no dis-valores, estoy harto del relativismo) distintos, pero lo que no podemos es dejar de estar de acuerdo en que la amenaza, el maltrato, el abuso de la mujer por una posición de superioridad física es una asquerosidad.

¿Cuántos cabestros hay sueltos?. Muchos. Hoy en el ABC rezaban así:

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. 19 marzo, 10 10:25 pm

    Muy buen post. De acuerdo en todo…

  2. Chikitricia permalink
    19 marzo, 10 11:01 pm

    Acabo de ver el video.. sinceramente de pena.. realmente.. y no es que solo nos fijemos en ese tipo de juventud.. es que la hay. Asi de simple.. ya no es el comportamiento de ellos que me parece penoso sino que luego se ponen a reirse ( según ellos por vergüenza). En fin.
    Queda muy lejos el superar la violencia machista como la llaman, pero mucho muchisimo… porque antes, los hombres mataban y pegaban a las mujeres y no se sabia, y ahora en la era del todo vale, de la libertad transformada en libertinaje, se pega al más débil. A las mujeres, al gordito de la clase, al amanerado, al empollón, al que no hace botellón…
    Yo como mujer me insultan esto pero más aún que le sigan dando dinero a esa pandilla de tirados de la vida por participar en un programa.. mucho más dinero del que yo ganaré este año levantándome a las 7 de la mañana todos los días.
    Que van aprender esta gentuza?? Nada.. o todo.. es decir, saldrán igual y más reforzados porque son famosos y encima diran mira que de dinero he ganado…
    Pues si Milikito.. tu que hiciste un día la gran serie blanca de nuestro pais, Médico de familia, donde si te fumabas un cigarro poco más que tu familia te llevaba al psicologo, no se ahora que piensas de esta pantomima de programa social que lo único que hará será tener unos cuantos parásitos con más dinero en los bolsillos…

  3. Chikitricia permalink
    19 marzo, 10 11:07 pm

    Ah por cierto.. me he dejado fuera lo de Bibiana Aido.. A mi no me gusta la ministra, no me gusta el ministerio y no me gustan muchas cosas del Gobierno actual.
    Sin embargo, es penoso que la única forma de demostrar tu opinión respecto de una politica determinada, sea el insulto facil y ordinario. Que pena.. y que gentuza!
    Cuanto nos queda a todos por aprender..

    • 20 marzo, 10 11:54 am

      Cierto, es una cuestión de valores, de educación, algo que debería ser transversal, ajeno a al ideología. El sistema permite que muchos vivan de cuento, de las drogas, del tráfico de quién sabe qué… sentados al sol con su litro en la mano. Ahora… tmabién salen por la tele.

Trackbacks

  1. Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: