Skip to content

Metal Gear Solid 3: Snake Eater.

6 febrero, 10

Como ya podréis ir observando, desde Turkana somos unos seguidores convencidos del mundo del videojuego y consideramos éste sector del ocio (o industria, como queráis) como una manifestación más de arte.

También habréis notado que no estamos precisamente al día en éste mundillo –la economía no acompaña- y tampoco nos importa en exceso. Aunque en estas materias estar a la última parece un dogma, tampoco es para tanto y Turkana no es un blog de videojuegos, ni de actualidad, ni lo pretende. Es otra cosa.

A lo que vamos y para el que pueda interesar, es a hablar de un videojuego que tiene mucho que ver en lo anteriormente dicho, ya veréis.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater para PS2 es posiblemente la mejor entrega de una saga que, posiblemente también, sea la mejor saga de videojuegos de la historia (riñe de tú a tú con Zelda, GTA, Mario y Half Life). Esto puede resultar pretencioso y hasta inexacto, pero ahí queda. Lo que si parece claro es que es uno de esos pocos videojuegos que vende por sí solo una consola (en los últimos tiempos, la PS3), puesto que está casi exclusivamente disponible para las consolas de Sony y eso ya hoy tampoco se estila en demasía.

Cuando jugué por primera vez a MGS en Playstation no lo dudé ni un segundo. Aquel era el mejor videojuego al que yo había jugado nunca. Por muchos motivos pero sobre todo por hacer de una historia aparentemente sencilla, un guión profundo y que aprovechaba al máximo la máquina y los periféricos sobre los que rodaba (ver a Psycho Mantis mover el pad sobre tu mesa fue todo un shock –dual- no superado hasta el momento).

Pues bien, MGS3SE recoge mejor el testigo de aquel ‘primer’ MGS para PS que ‘MGS2 Solid Snake’, que no terminó de cuajar aún siendo un gran juego. La historia sigue siendo la más profunda que he podido encontrar nunca en un videojuego y no se detiene en un simple juego de infiltración sin más. Está llena de detalles y giros de guión, se nota un serio trabajo en la creación de la personalidad de todos y cada uno de los personajes del juego (amigos y enemigos) y se ambienta en unos escenarios que te hacen sentir realmente solo frente al enemigo y temeroso.

A fondo.

Se han cuidado y mucho los aspectos sonoros (hasta las tripas del personaje rugen si tiene hambre y pueden llegar a delatarlo) y cuestiones como el camuflaje adquieren rasgos de obsesión (pisadas en agua o barro pueden delatarte, distintos tipos de trajes y pinturas para la cara, silenciadores…).

Otro punto muy a favor es el gusto por los detalles de Hideo Kojima, artífice del invento. Veréis lo que os digo con algunos ejemplos: Los distintos utensilios tienen pilas y/o una vida útil que se va gastando con el uso, el intercomunicador de radio rara vez da lugar a conversaciones repetidas, hay quien dice que en videos ‘cinemáticas’ contiene unas tres horas, si vuelas por los aires un almacén de suministros los enemigos de la zona se debilitarán al no poder avituallarse, no disparas igual con el estómago lleno que vacío, hay arañas venenosas que te pican si pasas cerca de ellas, si lanzas una granada a un estanque con peces, todos se convierten en comida… Los detalles son infinidad.

Gráficamente está al nivel de los títulos de la saga, mejorando mucho respecto a MGS2, con un zoom de los prismáticos, por ejemplo, endiablado. Para lo que corre hoy día, me temo, parecerá antiguo, pero eso es lo de menos en éste título.

La banda sonora, a cargo una vez más de Harry Gregson-Williams y Norihiko Hibino, con una impagable pista principal cantada por Cynthia Harrell al más puro estilo James Bond, está a la altura de esta gran superproducción.

Lo mejor, sin embargo es el guión, lleno de reflexiones tanto pacifistas como belicistas, muchos guiños cinéfilos, una historia pseudo-histórica y con una profundidad, no me cansaré de decirlo, apabullante. Resulta muy curiosa esa faceta nipona en sus obras de compadecer a los rivales hasta el punto de sentir remordimientos cuando acabas con ellos. Se lanzan mensajes de respeto, de honor, de superación y sobre todo se habla de la soledad del guerrero.

Si a todo esto unimos que posiblemente hoy día el precio del juego sea bastante económico, estamos ante una compra obligada para una “juegoteca” decente.

Lo peor sin duda es el manejo de las cámaras (de hecho se mejoró en ‘Subsistence’ y en posteriores entregas para PS3 – Guns of Patriots). A veces, en mitad de una acción sigilosa en la que quieres agarrar al malo por la espalda y aturdirlo sin ser visto, la cámara se coloca en una posición inservible y todo al garete. Empiezan a aparecer patrullas de refuerzo y sólo te queda esconderte disfrazado de caja. Como otra nota en contra, el doblaje debería estar en castellano. Ya se sabe que los españoles y los idiomas… como que no.

Curiosamente, creo que ésta saga está pasando algo desapercibida comparada con otros títulos como Guitar Hero, posiblemente porque le falte una gran promoción, por lo espaciado en el tiempo de sus títulos (Los PRO, FIFA o NFS van a título por año sino más), o por que la moda hoy es meter las consolas y hasta el ordenador en el salón y dar saltitos, bailecito, cantecito y raquetitas frente al televisor o ver a Olga Viza o Amparo Baró jugando a la NDS. No digo que sea algo malo, todo lo contrario. Expande el mundillo, pero este título no va de eso.

Aviso a navegantes y enlazando con lo anterior: No estamos ante un videojuego para no iniciados, para esos `casual gamers´ que se llama ahora. Requiere cierta destreza del mando de la PS2 que recordemos tiene 12 botones, cruceta y dos mandos analógicos. Además, la clasificación PEGI es 16+ en España.

Una recomendación para todo el que vaya a jugarlo es tomárselo con calma. Explorar cada pantalla, interrogar a los soldados, utilizar el codec de radio tanto como puedas y meterse en la historia de lleno, estando atento a los detalles, buscando lugares ocultos, jugarlo con unos buenos auriculares… Sólo así disfrutaremos de todo lo programado para el título, que es mucho. Por supuesto, una vez que se acabe el juego, volver a hacerlo aprovechando lo ya aprendido. Hay muchos ítems ocultos que podremos utilizar en una segunda vuelta a la historia, como los distintos camuflajes de los jefes finales o nuevas armas. Además hay un montón de Easter Eggs.

Por lo demás, chapó. El mejor videojuego de la historia.

Todo esto, claro está, sin haber jugado a MGS 4 Guns of Patriots, que tiene también muy buena pinta.

Os dejo con algunos enlaces más:

Trailer (¿oficial?) Curioso video MGS4 Vs. Assasin´s Creed
Un “Gameplay” para que os hagais una idea. Otro video más de MGS4 muy completo.
Metal Gear. ¿Origen del Géreno Stealth? Otro blog que hace una crítica.
Snake Vs. The End (para mi lo mejor del juego) Una buena guía.
Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 7 febrero, 10 2:04 pm

    Vaya pedazo de post. incredible. COMPARTO TODAS SUS OPINIONES. EL JUEGO DE LOS JUEGOS. SIN DUDA…. NOS QUEDA LA PELICULA…

  2. 24 julio, 10 7:09 pm

    metal gear solid 3 y metal gear solid gun of the patriots son los mejores juegos del mundo y big boss y solid snake son mis heroes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: