Skip to content

Mil euros. Mileurista.

26 agosto, 09

La noticia que salta a la actualidad en la que se ratifica que el 63 por ciento de la población gana menos de 14 mil euros brutos anuales pareciese que hubiera abierto los ojos a una sociedad acomodaticia y un poco lenta en sus reacciones.

Lo cierto es que no hace tanto ganar unas 160 mil pesetas al mes no estaba nada mal, podrías tener un piso, un coche y quizás, si tenías pareja, una vida más que holgada. El gran problema fue que con la inserción de nuestro Estado en la zona Euro, aparte de las grandes ventajas que ello conllevó para la economía de grandes cifras, para el turismo y para la solidez del sistema financiero, se nos igualó en precios a la mejor zona de Holanda mientras nuestros salarios seguían la misma evolución que hubieran tenido si no hubiera existido el cambio monetario.

Y como bien relata hoy la web de cabecera de la economía, Euribor, el dinero no deja de tener un componente de adicción:

“Plata”, “dinero”, “guita”. Uno podría pensar que son sólo palabras, pero conllevan una misteriosa fuerza psicológica. Con sólo paladearlas durante unos momentos, se convertirá en una persona diferente. Pensar en palabras asociadas con el dinero parece hacernos más independientes y menos inclinados a ayudar a los demás.

En conclusión. En nuestra economía hemos jugado a obtener “sustancias de calidad sin adulterar” pensando que nuestro dinero siempre se sustentaría por el crédito. Ahora que no tenemos crédito, tenemos una adicción, y sin dinero… sólo nos queda el sindrome de abstinencia.  El mono.

Pensamientos económicos para no economistas.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Fjangel permalink
    27 agosto, 09 8:57 am

    Muy buen post.

    Hace poco se preguntaban en la tele como afectaba la crísis a un mileurista.

    Sencillo. Si el mileurista es “de largo recorrido”, ya estaba en crísis antes de que nadie lo estuviera, por lo que el planteamiento diario era muy sencillo: “Gastos CERO”. Lo que, visto de otro modo, supone que a un mileurista acostumbrado, tristemente la crísis lo sorprende en una situación relativamente normal.

    En serio, sé de que hablo. Es triste.

Trackbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: