Skip to content

Fondo a negro

27 mayo, 08

Todo se tranquiliza por momentos, algunos de los que están en el escenario son familias completas, que se abrazan, otros están solos, otros tienen lágrimas en los ojos, otros no. Sólo se oyen sollozos. Entre el resto de personas, algunas ayudan a incorporarse a otras, otras siguen desmayadas, otras simplemente miran al escenario con pena, con horror, con indiferencia.

“En el año 2004 murieron en las carreteras españolas 4.741 personas” con letras amarillas.

En un paisaje semi-desértico, con pequeñas montañas al fondo. Todo muy grisáceo, con nubes oscuras que amenazan lluvia. Vemos en el centro de la imagen lo que parece un Estadio de fútbol enorme, de aspecto ovalado, aún lejos en la imagen, parece rodeado de una multitud. La imagen no tiene una nitidez absoluta, parece como difuminada a propósito.

Efectivamente se trataba de una multitud que se dispone a entrar en el Estadio. Todos están guiados por lo que parecen unos guardias de seguridad, de aspecto militar, vestidos de gris, con cascos con visera, guantes, botas y porras o palos. Entre la multitud hay personas de todo tipo: familias completas con hijos menores, incluso bebes, ancianos, jóvenes, adultos, y parecen de muchas nacionalidades, pero la mayoría de aspecto occidental, muy de aquí. La imagen sigue muy gris, y apenas pueden distinguirse los colores de las ropas. La multitud se mueve nerviosamente hacia dentro, pero algunos quedan fuera, esperando porque los guardias no los dejan entrar y les gritan, y ellos también gritan, todo sin oirte nítidamente. Música de violines de fondo.

Van entrando por la puerta, algunos recelosos, agolpándose, ante la actitud casi violenta de los guardias que los conducen, que tienen prisa.

En cuanto al sonido, se escucha el murmullo de la multitud, y algún grito esporádico a lo lejos, todo muy ruidoso, pero no estridente, y los violines de fondo. Las nubes siguen presagiando tormenta.

Ya dentro, aparece una enorme habitación también gris, casi traslúcida en el techo en forma de cúpula de cristal. La habitación termina de llenarse de personas y los guardias custodian ahora las salidas que parecen como túneles con puertas de metal todavía abiertas. En uno de los lados menores del rectángulo redondeado que es la enorme y austera habitación, puede verse una especie de escenario, bastante grande. Fuera queda todavía mucha gente que no ha entrado, que espera. Comienza a llover sobre ellos, que miran al cielo con resignación. Ya no hay música de violines, desde que las puertas se cerraron.

De uno de los extremos del escenario entra un personaje masculino completamente vestido de negro, con traje. Destaca incluso sobre los uniformes grises de los guardias que lo escoltan. Se hace el silencio y el personaje habla: “Vamos a proceder al sorteo de las víctimas mortales” Se trata de un hombre de edad adulta, casi avanzada, de piel cuarteada y rasgos muy marcados y tenebrosos, cejas abundantes y puntiagudas, adornadas, como los cabellos, con ciertas canas que hacen de su aspecto un personaje tétrico, misterioso y que inspira miedo. De voz grave e imponente. Dicho aquello se apartan unas cortinas al fondo y unos enormes bombos giratorios dejan salir por largos conductos las fatídicas “bolas” de lo que ha anunciado.

La multitud comienza a agitarse y los guardias extreman la vigilancia. El señor de negro comienza a decir números y en la multitud se miran unos a otros, horrorizados mientras comprueban sus números, para ver si coinciden. Poco a poco van subiendo al escenario las personas cuyos números han sido pronunciados. Algunos suben con resignación, otros muy tristes, otros valientes. Se observan escenas muy dramáticas. Observamos como, por ejemplo, los guardias arrebatan a un bebe de los brazos de su madre mientras apalean al padre y al resto de la familia, que intentan evitar que el bebé suba al escenario. Finalmente lo sube un guardia y lo deja en brazos de otro de los elegidos. Se observa como, por ejemplo, un joven agarra del brazo y la mano a su acompañante femenina y le hace señas para indicarle que no mueva un músculo, que posiblemente no se den cuenta, y se observa también, al fondo, a los guardias abriéndose paso entre los demás, a su encuentro. El acompañante besa a la joven y se suelta del brazo y la mano, por su propia voluntad, justo antes de que los guardas lleguen y contemplen en primer plano como no ofrece resistencia alguna aunque ellos si que violentan al joven. Se observa otra escena en la que los guardias tienen que obligar a un anciano a subir al escenario. Escenas todas dramáticas, con gente por el suelo, gente que llora desconsolada, que se aprieta contra si misma, víctimas de ataques de nervios, gritos y más gritos. Golpes, gente que es arrastrada del cabello, gente que se desmaya y gente que simplemente decide no oponer resistencia finalmente y se dirigen al escenario. Una imagen superior nos muestra todo el horror de la escena. Entre plano y plano, el mismo fundido en negro que coíncide con un ensordecimiento o enmudecimiento del cruel sonido, con las mismas letras negras bien repitiendo una y otra vez “En el año 2004 murieron en las carreteras españolas 4.741 personas” o mostrando diversas estadísticas sobre desplazamientos, heridos y muertos en carretera en 2004, o 2005 y años sucesivos.

Cuando en el escenario hay un número de personas que bien podría ser 4.741, acaban de anunciar números. Todo se tranquiliza por momentos, algunos de los que están en el escenario son familias completas, que se abrazan, otros están solos, otros tienen lágrimas en los ojos, otros no. Sólo se oyen sollozos. Entre el resto de personas, algunas ayudan a incorporarse a otras, otras siguen desmayadas, otras simplemente miran al escenario con pena, con horror, con indiferencia. El señor de negro, en el centro del escenario, más adelantado que el resto, se da la vuelta y parece marcharse.

La muchedumbre que queda comienza a mirar a su alrededor y observa como las puertas (que hasta ahora habían pasado desapercibidas) siguen abiertas y la luz de fuera parece entrar por ellas. Comienzan a retirarse, entre despacio y deprisa, como queriendo huir de aquello, ante la atenta mirada de los que han quedado sobre el escenario.

Cuando están apunto de llegar los primeros a las puertas, éstas se cierran violentamente, haciendo gran estruendo, que coincide con uno de los truenos de fuera y los guardas pasan a proteger las salidas, para impedirla. La gente se agolpa y lucha contra los mismos, con poco éxito. No entienden por qué se cierran las puertas. Vuelven los gritos, vuelve el caos.

El señor de negro gira sobre si mismo y anuncia en voz alta pero con calma: “Ahora procederemos al sorteo de los culpables”

Fundido en negro. Letras amarillas. “En muchas ocasiones, la suerte no tiene nada que ver”. Negro. Letras amarillas. “Dirección General de Tráfico”.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 28 mayo, 08 10:23 am

    Gran visión de lo que no deja de ser un drama. Lo típico, siempre alejamos el dolor y cuando nos roza o llega nunca creemos que nos esté pasando.

    Buen Spot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: